15 de marzo de 2006

Los niños de extremadura

Por Sandra Aranda Arzaluz (alumna del curso Formación Humana y Compromiso Social)

Los niños de Extremadura van descalzos.
¿Quién les robó los zapatos?
Les hiere el calor y el frío.
¿Quién les rompió los vestidos?
La lluvia les moja el sueño y la cama.
¿Quién les derribó la casa?
No saben los nombres de las estrellas.
¿Quién les cerró las escuelas?
Los niños de Extremadura son serios.
¿Quién fue el ladrón de sus juegos?
Pero en la Unión Soviética...
La risa de los niños
se desprende en trineos por las cuestas heladas.
Sus ojos no conocen el espanto del crimen
ni sus oídos ese clamor que alza la sangre.
Allí, cuando se duermen, su mundo es un teatro
donde el trabajo nace y crece como un juego.
El mapa con que sueñan gira lleno de luces,
pero la que más brilla es una estrella roja.
Saben que ella ilumina otros cielos lejanos
y que calienta el pecho de otros niños y hombres,
niños que cuando duermen sólo ven la locura,
los llantos de la madre, la muerte o el presidio.
Son los hijos de Octubre, del campo y de la fábrica,
la realidad latente del sueño socialista.
Es Dios ante sus ojos un cuadro sin sentido
y los popes un viejo dibujo iluminado.
Son la gloria de Lenin, los martillos y hoces
que seguirán cantando su nombre y su memoria,
los que verán fundirse las naciones en una,
haciendo de la Tierra un planeta tranquilo.

Alberti, Rafael

Podemos darnos cuenta de la presencia de niños tristes y necesitados en estos momentos difíciles que viven en condiciones de pobreza extrema, mientras que en otros lugares, los niños son felices, sanos y con un porvenir, marcándose así la diferencia dentro de nuestra sociedad.

Recordamos una escena de un documental donde unos niños pobres mojaban sus escasos trozos de pan en un charco de agua sucia para posteriormente comérselos. Esto muestra el mundo injusto a lo que los niños se enfrentan y por lo tanto tienen que idear la manera de sobrevivir a ello.

¿Cómo es posible que no actuemos frente a la situación en que se encuentran las personas privadas de las cosas elementales de la vida?

Este poema refleja la situación tan difícil que atraviesa un país. Sin embargo, existe la necesidad para todos los países por experimentar un cambio positivo y poder alcanzar un mejor nivel de vida, pues sólo así será posible mejorar el mundo. Además necesitamos lograr crear una conciencia acerca de la solidaridad y compromiso para dejar a un lado el egoísmo que caracteriza a nuestra sociedad actual, permitiéndonos así, empezar a pensar en los demás.

Creemos que debemos ser capaces de tener contacto directo con nuestra sociedad para darnos cuenta de cómo podemos comenzar nuestro rol como persona comprometida con ella y así lograr progreso.

Recordamos también la anécdota de un argentino que proponía en un muro de Buenos Aires: ¡Combata el hambre y la pobreza! ¡Cómase a un pobre! No se trata de evitar el problema o intentar solucionarlo temporalmente, la solución es combatirlo de raíz. Asimismo no debemos culpar a las personas de su condición de pobreza.

La realidad es que vivimos en un mundo donde abunda la injusticia, donde es notoria la desigualdad en las oportunidades que se brindan, donde existe una brecha inmensa entre los ricos y los pobres, donde los ricos no quieren despojarse de sus pertenencias para ayudar a los necesitados y terminan confundiendo la calidad de vida de la sociedad con la cantidad de cosas que sólo ellos son capaces de poseer porque no soportan la idea de ser superados.

No se trata de pensar que la vida es una competencia continua donde hay pocos ganadores y muchos perdedores. Entonces, ¿quién debe solucionar el problema? La sociedad entera, pues necesitamos actuar y no culpar de la pobreza, a los excedentes de población o a los mismos pobres, sino que debemos tomar la iniciativa de ayudarnos entre países sin dividirnos entre buenos y malos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo de los niños es muy parecido a lo que pasa en Ecuador, en alguna ocasión alguien me comentó que en Ecuador e smuy marcada la diferencia entre las clases sociales, y que no hay clase media. En un lado viven todo los "ricos", pero que son verdaderamente "ricos" y cruzando la calle viven los "pobres" y que verdaderamente se están muriendo de hambre, es increíble esto no, como una simple calle puede dividir así a un país, a una sociedad entera. A mí esto me da mucho coraje, este es un simple ejemplo de todo lo que pasa a nuestro alrededor y que la mayoría de las veces optamos por no ver. Todos nos quejamos de como está el mundo, de que es un caos, de que los políticos no hacen esto o aquello, que la policiía es muy corrupta y etc, sólo nos quejamos y no hacemos algo para cambiar eso que tanto nos molesta.

Monserrat Buendía Macías

Damian dijo...

En este poema podemos notar la extrema inusticia y desigualdad que se vive en nuestro mundo, sobre todo con los niños, ya que mientras algunos tienen que comer, donde dormir, que vestir y educación, la otra gran mayoria de los niños se van muchas veces con hambre a dormir. Todo esto se debe a que los que tienen buenos recursos cada vez buscan mas para "subir" su calidad de vida y no se fijan si al hacer esto perjudican a muchas otras personas. Creo que primero debemos ver al mundo y todo lo que falta por hacer, antes de preocuparnos mas por cosas tan egoistas como querer tener cada vez mas y no compartir lo que podamos con los que realmente lo necesitan

Indra dijo...

Creo que es muy cierto lo que dice, pienso que en muchas ocasiones nos centramos en lo que nos toca a vivir a nosotros y creemos que el ir a la escuela, el comer el tener un lugar aen donde dormir es lo más normal del mundo sin embrago muchas personas no saben y no conocen lo que es esto, para algunos el mayor sueño puede ser ir a la escuela y nosotros que tenemos la oportunidad en muchas ocasiones no lo valoramos.
Tambien m recuerda un poco a Craig Kielburger, un niño que vivia en condiciones completamente diferentes a la d otros niños, se sorprendio al conocer la realidad de estos niños, pero eso lo movio a querer hacer algo por ellos y ahora tienen una fundación, creo k si una niño pudo mover todo esto, si aportaramos un poco podriamos hacer mucho

Yasmin dijo...

Este blog me hizo reflexionar sobre la siguiente pregunta: ¿Que tienen de diferencia como personas los niños que viven en la calle? Yo creo que ninguna. Yo los veo como seres humanos que tienen exactamente los mismos derechos que cualquier otro niño que estudia y tiene un hogar. Ellos no hicieron nada para merecer la situación en la que viven. Todos ellos merecen una oportunidad de estudiar y tener un futuro mejor. Y es más que nada por eso que cada uno de nosotros en lo individual tenemos como obligación el aportar aunque sea algo pequeño de nuestra parte para mejorar su situación.

Anónimo dijo...

Creo que es importante ver que muchas veces todo lo que tenemos lo vemos como natural, y no nos ponemos a pensar que pasaria si no lo tuvieramos y que pasa con aquellos que no lo tienen.
Ademas nos muestra la extrema injusticia y desigualdad que sufren algunas personas aun cuando se supone que tienen los mismos derechos y es una de las partes en las que debemos trabajar, buscando que todos tengamos una vida digna.

Luz

Anaí dijo...

Creo que esta publicacion nos invita a la reflexión sobre lo que tenemos y los que otros no tienen, pues vemos que lo que para nosotros forma parte de una vida normal para otros es desconocido y por tanto tenemos que aprender a valorar ampliamente el privilegio que la vida nos ha extendido.
Además tenemos que aprender también a compartir parte de todo lo que nos es regalado tal vez sin merecerlo, por que quien dice que yo lo merezco y un niño de la calle no? como no tenemos esa respuesta debemos hacer lo posible por ayudar a quien lo necesita y nunca olvidar agradecer por todo lo recibido

Rom dijo...

ES muy claro el ejemplo de esta lectura, muchos niños apenas y tiene para sobrevivir o por lo menos no tienen las comodiades y las cosas de las que deberia de gozar un niño de su edad, en cambio hay niños que lo tienen todo y aunque sepan la situacion de otros niños creen que eso esta muy distante, pero la verdad es que las cosas pasan a la vuelta de la esquina, sea el pais que sea desde africa que es el continente mas pobre, hasta los estados unidos de america que es el mas poderoso, pero mientras nos hagamos los ciegos y no queramos abrir lo ojos nunca vamos apoder encontrar una solucion, y que muchas veces las solucion es tan sencilla pero de que nadie trata de encontrarla y solo estamos con ayuda que parece limosna, nunca la vamos encontrar!!