5 de marzo de 2007

La tragedia que nada cambió


Por Rogerio Muciño y Nery N. Maldonado (alumnos de Formación Humana y Compromiso Social)

En un artículo del periódico “El Universal” encontramos el siguiente reporte: “Ha pasado más de un año del accidente que mató a 65 obreros de Minera México. Los trabajadores dicen que todo sigue igual, que las medidas de seguridad no se han reforzado y que habrán de morir así.”

Es una pena que las vidas de esos 65 trabajadores no hayan servido ni para obligar a la empresa a que mejore las medidas de seguridad. Los mineros afirman que la situación sigue exactamente igual y que la empresa les ha prohibido hablar de la situación dentro de la mina con la advertencia de que si lo hacen serán despedidos.

"Todo sigue igual... la tragedia no sirvió para nada... nos pagan poco y si hacemos escándalo nos corren. A veces sólo cuando hay inspectores nos prestan el equipo, pero al poco rato de que se van se recoge... de servicios de salud, ni hablar", dice Ignacio Ortiz.

Es lamentable que las autoridades no hagan nada para tratar de mejorar la situación de los mineros, que tienen que ir cada día a trabajar con el temor de no regresar con vida, y además con salarios indignos, que apenas les alcanzan para sobrevivir, además de que los hacen comprar su propio equipo. Es vergonzoso que mientras las empresas se enriquecen más y más, sus trabajadores apenas sobreviven debido a los salarios tan bajos que tienen, siendo la situación más desesperada porque es prácticamente la única opción de trabajo que tienen.

Además la esperanza de vida de las personas que trabajan en minas es menor debido a que los gases como el metano les afectan considerablemente a la salud por lo que la empresa también debería brindarles servicios de salud pero lamentablemente no es así.

Es intolerable que aunque en México existan leyes para proteger a los trabajadores, la mayoría de las veces estas no se cumplan, y las grandes empresas abusen de los trabajadores mientras les pagan una miseria.

Algo que causa tristeza es una frase que dijo alguno de los mineros: “estamos con vida para morir viviendo”. Es realmente triste que debido a las condiciones que tienen en su trabajo, si es que se le puede llamar así, los obreros crean que a pesar de los peligros que corre su vida día tras día no tengan ni siquiera el consuelo que cuando salgan de allí la vida será mucho mejor. En realidad no tienen una esperanza, o algo que los motive realmente. Siempre tienen que vivir con miedo, con inseguridad y sobre todo con resignación.

Fuente:
“La tragedia que nada cambió en las minas”
Francisco Reséndiz / Enviado
El Universal

6 comentarios:

mauricio garduño dijo...

Creo que es de verdad indignante que despues de que tantas personas perdieron la vida, aun no se haga nada para mejorar las condiciones de los mineros en nuestro pais, siendo que la tecnologia avanza muy deprisa.
claramente se podrian ofrecer mejores condiciones laborales e indemnisaciones a aquellas personas que se dedican a esta peligrosa profesion.
como sociedad es nuestro deber exigir a los gobernantes por mejores condiciones para los mineros ya que esto no puede seguir asi.
necesitamos dos niños ahogados para tapar el pozo?

Anónimo dijo...

Este artículo relata la situación en la que viven los mineros de esa mina, pero lo cierto es que no solo es en esa mina que los trabajadores sufren esos abusos. Millones de personas alrededor del mundo están viviendo en la misma situación. Es realmente indignante que estas personas tengan que vivir cargando día a día el abuso que los dueños de las empresas les proporcionan.
Un accidente en el que mueren 65 personas es una muy buena razón para mejorar las condiciones de seguridad dentro de la mina, pero el dinero se impone ante la vida de los demás. La ambición de los ricos cada vez maltrata más al pobre. Dicha ambición es la que priva a los mineros de esa mina de un salario justo, de un seguro médico y hasta de expresarse libremente. Estos trabajadores viven en una “esclavitud moderna”. Digo esto porque son trabajadores sin esperanza, no saben que día perderán la vida en la mina y lo peor de todo no pueden dejar ése trabajo porque necesitan el poco dinero que ganan.

EDUARDO JOSÉ RAMÍREZ 1104361

Rosa Elena dijo...

Comentario sobre “La tragedia que nada cambió”

Es preocupante enterarse de situaciones como ésta. Esto porque por medio de la publicación nos enteramos como pasa el tiempo y las cosas empeoran en vez de mejorar. Muchas empresas se centran solamente en el dinero, ganancias, beneficios que sus obreros pueden ayudar a conseguir, pero no cuidan de éstos como debieran; no les dan un buen seguro médico, un buen o por lo menos justo salario, seguridad en el área de trabajo, entre otras facilidades que un empleado merece.

Yo describo la situación que están viviendo los trabajadores de las minas en México como preocupante, porque son personas que no tienen la preparación necesaria para conseguir otro tipo de trabajo, personas que necesitan el dinero que ahí ganan, aunque sea poco, pero le sirve más que nada.

Lo peor del caso según las declaraciones, es que a los trabajadores de minas se les tiene prohibido hablar acerca del maltrato que están recibiendo. Yo creo que esta situación no se arreglará hasta que los obreros se den cuenta que tanto como los obreros necesitan del empleo, así mismo los dueños de minas necesitan de los obreros.


Rosa Elena Espinal 1104351

Erick Vega Valdés dijo...

Creo que la situación de los mineros es un reflejo de la situación en México. Donde estan sonando alarmas de reformas por muchos frentes, pero a ninguna la callan. Son necesarias reformas en materia laboral, energetica, de seguridad, etc.

La reforma laboral tiene que ayudar realmente a los trabajadores más explotados, como en este caso los mineros; si se ayuda a mejorar su situación (brindandoles seguro medico, mejores prestaciones y por supuesto que mayor seguridad en el desempeño de su trabajo) podrán salir adelante y ayudar a que crezcamos como nación.


Erick Vega Valdes
1103195

Karla Sanchez dijo...

Y seguimos en el país de NO PASA NADA cuantas vidas más se necesitan para que el gobieno haga algo cuanto mas necesita sufrir la gete para que pase algo.Es de verdad intolerable que los ricos se hagan más ricos a costillas de quien sufre,esta es una realidad latente que no solo involucra a los minero si no a muchas empresas que prefieren que las personas mueran o se enfermen antes de soltar de sus bolsillos un poco de dinero.
Me gustaria hacer referencia a el seguro al cual los trabajadores tienen derecho al trabajar en una empresa, esto por que muchas veces los patrones por hacer crecer sus utilidades prefieren no meterlos al seguro y si un acidente ocurre que passa llaman a su contacto más cercano y hacen que en un día los den de alta como si ya tubieran mucho tiempo y si los fraudes y el enrriquecimiento estan a la orden del día.

Luis Guadarrama dijo...

La tragedia de la mina fue muy preocupante en los primeros 2 días para todo el país ya que era la noticia lo que estaba "in" pero pasó el tiempo y fue olvidada, se regreso a lo mismo, misma forma de tratar a los obreros, mismo lugar de trabajo, mismas carencias, misma falta de equipo, etc. Creo que el gobieron mexicano debe de preocuparse por la situación de éste tipo de trabajadores ya que son los que obtienen los recursos naturales de la tierra, los que hacen el trabajo "pesado" los que tienen jornadas laborales mas pesadas por brindarles un futuro a sus familias aunque ese futuro se extinga en una tragedia como ésta.

En lo personal creo que se debe denunciar a esta empresa ante las autridades de derechos humanos para que tome cartas en el asunto por que no es justo que sea tratados así los trabajadores; por otro lado se debe de indemnizar a los familiares de los obreros que se vieron involucrados en ésta tragedia.