17 de febrero de 2006

Hombre preso que mira a su hijo

Por Adán y Luz (alumnos del curso Valores en el Ejercicio Profesional)

Hombre preso que mira a su hijo
Mario Benedetti

Cuando era como vos me enseñaron los viejos
y también las maestras bondadosas y miopes
que libertad o muerte era una redundancia
a quién se le ocurría en un país
donde los presidentes andaban sin capangas
que la patria o la tumba era otro pleonasmo
ya que la patria funcionaba bien
en las canchas y en los pastoreos

realmente botija no sabían un corno
pobrecitos creían que libertad
era tan sólo una palabra aguda
que muerte era tan sólo grave o llana
y cárceles por suerte una palabra esdrújula

olvidaban poner el acento en el hombre

la culpa no era exactamente de ellos
sino de otros más duros y siniestros
y éstos sí
cómo nos ensartaron
con la limpia república verbal
cómo idealizaron
la vidurria de vacas y estancieros

y cómo nos vendieron un ejército
que tomaba su mate en los cuarteles

uno no siempre hace lo que quiere
uno no siempre puede
por eso estoy aquí
mirándote y echándote
de menos

por eso es que no puedo despeinarte el jopo
ni ayudarte con la tabla del nueve
ni acribillarte a pelotazos

vos sabés que tuve que elegir otros juegos
y que los jugué en serio

y jugué por ejemplo a los ladrones
y los ladrones eran policías

y jugué por ejemplo a la escondida
y si te descubrían te mataban
y jugué a la mancha
y era de sangre

botija aunque tengas pocos años
creo que hay que decirte la verdad
para que no la olvides

por eso no te oculto que me dieron picana
que casi me revientan los riñones

todas estas llagas hinchazones y heridas
que tus ojos redondos
miran hipnotizados
son durísimos golpes
son botas en la cara
demasiado dolor para que te lo oculte
demasiado suplicio para que se me borre

pero también es bueno que conozcas
que tu viejo calló
o puteó como un loco
que es una linda forma de callar

que tu viejo olvidó todos los números
(por eso no podría ayudarte en las tablas)
y por lo tanto todos los teléfonos

y las calles y el color de los ojos
y los cabellos y las cicatrices
y en qué esquina
en qué bar
qué parada
qué casa

y acordarse de vos
de tu carita
lo ayudaba a callar
una cosa es morirse de dolor
y otra cosas morirse de vergüenza

por eso ahora
me podés preguntar
y sobre todo
puedo yo responder

uno no siempre hace lo que quiere
pero tiene el derecho de no hacer
lo que no quiere

llorá nomás botija
son macanas
que los hombres no lloran
aquí lloramos todos

gritamos berreamos moqueamos chillamos
maldecimos
porque es mejor llorar que traicionar
porque es mejor llorar que traicionarse

llorá
pero no olvides

Creemos que este poema es un reflejo más de lo difícil que resulta para las personas sobrevivir en un mundo tan adverso, que parece empeñarse en destruirlos y con ello todo aquello que con esfuerzo y trabajo construyen día a día. Podemos ver claramente que es un problema que no puede ocultarse, que aunque se trate de librar a algunos, la inmensidad y gravedad - que al final
acabara por incluirnos a todos- nos hace prevenir o tratar de disminuir el daño que al final será inevitable.

Además la sociedad actual ha perdido sensibilidad ante los acontecimientos mundiales, no empatizamos con los demás, no ayudamos a los demás, no nos importan los demás, provocando así una insensibilidad que destruye, que hiere, que mata, pero que lamentablemente nos subleva ante un sistema establecido que es uno de los culpables de las crueles realidades que identifican nuestro mundo.

Creemos que la verdad debe ser expuesta a todos, inclusive a nuestros niños para que ellos que tendrán el futuro en sus manos recuerden siempre los errores del pasado y aprendan algo de ellos, pero también busquen la manera de mejorar todo lo que puede herir a cualquiera.

Algo que habla muy fuertemente el poema es sobre la represión, actualmente en nuestro país, aunque no nos damos cuenta, existe mucha represión, los problemas de nuestro país se quieren ocultar, o más bien lo que ocasiona estos problemas, y las personas que se dan cuenta de esto también se convierten en problema para el sistema, por lo que existen matanzas, desapariciones, guerrillas, etc.

Creemos que para evitar este tipo de problemáticas, hay que hacer una reestructuración completa de la forma en que vemos, sentimos y actuamos, que parta de nosotros, pues somos los únicos que podemos lograrlo.

7 comentarios:

Sandra Aranda Arzaluz dijo...

Creo que existe la necesidad de vivir en un mundo mejor y unido. Sin embargo, muchas veces no sabemos cómo lograrlo y no nos damos cuenta que para ello debemos cambiar muchas cosas, pues para que nuevas estrategias funcionen debemos comenzar por cambiar nuestra forma de pensar. Asimismo, debemos aprender a pensar en los demás dándonos cuenta de las necesidades que tiene nuestra sociedad.

El poema me hace pensar concientemente en el mundo que actualmente habitamos, pues existe mucho egoísmo dentro de nuestra sociedad y esto ha ocasionado que personas maten o lastimen a otros encontrando siempre una causa por absurda que sea, para comenzar así la guerra sin importar cuándo termina. En éste, lo único importante es quién obtiene mayores beneficios olvidándose de los afectados, de los desaparecidos, de los necesitados.

Siento que el final del mal de nuestro mundo está más lejos, pues se acrecienta cada vez más porque es tanta la apatía que mostramos ante los problemas ajenos que no somos capaces de tomar medidas al respecto, por el contrario, intentamos evadirlos a toda costa ya sea ocultándolos o ignorándolos. Nos interesamos únicamente en nuestros asuntos, por la lucha continua de ser importantes y más que los demás. Incluso algunos países buscan no dejar de ser una de las primeras y grandes potencias, pues piensan que así ganan poder, armas, etc., sin pensar en lo que esto trae como consecuencia.

Es triste darme cuenta que dependemos tanto de lo material que no pensamos en que es suficiente con que una persona quiera desatar guerras simplemente por alcanzar sus propios intereses.

Pienso que debemos detenernos a pensar cuánto más estamos dispuestos a sufrir para darnos cuenta que estamos haciendo las cosas mal al ser egoístas ante las soluciones que exige nuestro mundo.

No nos damos cuenta que nuestra situación global empeora cada vez más por consecuencias de guerras, pobreza, injusticias, entre otros problemas, pero nos negamos a ver nuestra realidad; los poderosos no se animan a mostrar el progreso negativo que la sociedad ha logrado durante la búsqueda del bienestar de unos cuantos.

Es el momento de lograr un cambio positivo, tenemos el deber de hacerlo para encaminar las cosas hacia una vida mejor. Por lo tanto debemos ignorar lo negativo que hemos creado, lo que nos materializa. Debemos pensar en nuestra sociedad y actuar con unión en todos los sentidos. No necesitamos sufrir para darnos cuenta de las exigencias de nuestro mundo. Necesitamos estar concientes de que la lucha debe comenzar por uno mismo. Debemos tener la iniciativa para esforzarnos y propiciar una solución ahora y en el futuro; por eso es importante enfrentar la verdadera situación sin evadirla ni ocultarla.

Anónimo dijo...

Este poema se me hace muy interesante porque en el podemos analizar muchas realidades que estan pasando en la sociedad actual, como lo es la inseguridad, el miedo, la impotencia de no poder hacer nada contra un sistema que reprime en lugar de dar soluciones a los problemas, que en lugar de facilitarte la vida te pone trabas para que vallas contra la adversidad como un tipo de juego en el que solo el más rico y más fuerte sobrevive. creo que es una realidad muy cruda pero cierta. Pienso que mientras no tomemos conciencia de las resposabilidades que tenemos con la sociedad el sistema muy dificilmente cambiará.

Luis Enrique Navarrete

Yasmin dijo...

Me parece interesante el enfoque que toma este blog.

Estoy de acuerdo en que necesitamos estar màs conscientes de los problemas que nos rodean y que nosotros... "nosotros" y nadie màs que cada uno de nosotros somos los responsables de muchos de los problemas que ocurren en nuestra sociedad, ya que en muchas ocasiones no se denuncian los delitos y por lo tanto la violencia, como podemos verlo diariamente en las noticias, esta aumentando a un ritmo acelerado. Esto me hizo recordar sobre los linchamientos que se dieron en nuestro paìs hace el año pasado. Me sorprendiò como es que NADIE hizo una llamada de auxilio pidiendo ayuda, toda la gente solamente se econtraba mirando como estatua lo que sucedia. Recuerdo que cuando se hicieron encuestas sobre la poca disponibilidad de los ciudadanos para hacer algo, siempre sus respuestas justificaban su indiferencia y mencionaban que habìa muchas otras personas mas serca que podian haber hecho algo para impedirlo.

Veo que este es un claro reflejo de una actitud que no hemos cambiado: seguimos pensando que el responsable de todos los problemas de nuestro paìs es el presidente. Y mientras sigamos ignorando y sin apoyar a nuestra comunidad, todo seguirà igual.

Anónimo dijo...

A mí parecer este poema encirra mucho dolor y desesperación, muestra la realidad de un mundo cruel ante los ojos de un padre que está buscando evitar el mismo sufrimiento para su hijo y como menciona el poemea tenemos la posibilidad de de no hacer lo que queremos y eso para mi representa un freno ante tantas tentaciones que puede tener este mundo, pero que al final solo nos pueden dañar a nosotros y a nuestros seres queridos, debemos hacer lo que nos enriquecerá y nos hará crecer para lograr la felicidad tambien de otros.

Anaí dijo...

A mí parecer este poema encirra mucho dolor y desesperación, muestra la realidad de un mundo cruel ante los ojos de un padre que está buscando evitar el mismo sufrimiento para su hijo y como menciona el poemea tenemos la posibilidad de de no hacer lo que queremos y eso para mi representa un freno ante tantas tentaciones que puede tener este mundo, pero que al final solo nos pueden dañar a nosotros y a nuestros seres queridos, debemos hacer lo que nos enriquecerá y nos hará crecer para lograr la felicidad tambien de otros.
Perdoón soy Anaí

Indra dijo...

Pues la verdad creo que lo que dicen en la lectura es muy cierto, lo que para nosotros puede ser muy normal como el ir a la escuela, ir al cine y hacer muchas otras actividades, en el mundo existen muchas personas que no tienen las posibilidades o la oportunidad de vivir esto, pues viven en guerra y lo único que les inculcan a los niños es miedo, temor, ellos no pueden jugar por que su realidad es otra, y pues la verdad es muy triste que sigamos con esa indiferencia, que no hagamos nada por cambiar aunque sea un poco lo que esta pasando.
También me impacto mucho lo que dice sobre que no tienen que olvidar, creo que es una cadena interminable donde se fomenta el rencor, pues hasta cierto punto es muy entendible que las personas sientan tanto odio, pero lo trasmiten y eso también provoca que no exista un cambio de actitud.
La verdad para mi es muy difícil entender por que existe tanto odio y rencor, por que tanta lucha por el poder, y pues es más difícil saber como puedo hacer algo para cambiar esto.

Román dijo...

Esta es una muy buena reflexión ya que enxcierra muchos sentimientos como, la frustación, la desesperación, el rencor y la opresión de las personas que tienen el poder para con los demas.

Yo creo que tiene que ver mas con alguna guerrilla o alguna revolución y como esta persona paso por ella siendo un niño esto es por los renglones que dice:
vos sabés que tuve que elegir otros juegos
y que los jugué en serio
y jugué por ejemplo a los ladrones
y los ladrones eran policías
y jugué por ejemplo a la escondida
y si te descubrían te mataban
y jugué a la mancha
y era de sangre

Esta persona trata de hacer conciencia en las demas persona para que no vuelvan a suceder eventos de esta magnitud, porque ya tenemos bastantes problemas con nuestra sociedad actual como para hacer revoluciones.