8 de septiembre de 2006

Muy a menudo

Por Betsy Arzate, Víctor Guerrero y Pablo Martin (alumnos del curso Formación Humana y Compromiso Social)

Muy a menudo, en nuestras vidas, nos preguntamos hasta cuándo… hasta cuándo nos compraremos el carro de nuestros sueños, hasta cuándo terminaremos de estudiar, hasta cuándo terminarán los exámenes parciales, hasta cuándo tendremos el dinero suficiente para complacer cada uno de nuestros deseos, hasta cuándo llegarán las vacaciones, hasta cuándo no tendré tarea, hasta cuándo podré divertirme con mis amigos en una fiesta, hasta cuándo…

Pero muy pocas veces, volteamos a ver nuestro alrededor y dejamos de pensar que nuestro mundo no va más allá de una burbuja de un metro de diámetro; muy pocas veces nos damos cuenta de que en este planeta existen millones de seres vivos que están siendo olvidados por nuestra sociedad, que están abandonados en sitios deplorables. Olvidamos también que muchas vidas están a punto de extinguirse por una enfermedad mortal, fingimos ser ciegos ante los problemas sociales que están frente a nosotros y de los cuales en la mayoría de los casos somos partícipes; además aparentamos ser sordos ante el grito desesperado de ayuda de nuestros hermanos y hermanas que hoy en día son víctimas de miles y miles tratos inhumanos…

¿Cuanto tiempo debe pasar antes de que el hombre pueda ver el sol, o el cielo?... ¿Cuántas orejas debemos tener para escuchar a una persona llorar?... ¿Cuántos años debe de existir una persona antes de que le sea permitido ser libre?...

“Cuando” y “hasta cuando” son palabras que constantemente habitan nuestra mente, ¿cuándo el ser humano practicará actos de bondad y actuará como su nombre lo indica: como un ser humano, humilde, bondadoso?, ¿hasta cuándo dejaremos de pensar en tener y poseer dinero, poder, comodidad y reconocimiento?, ¿hasta cuándo reventaremos esa burbuja que nos aparta de nuestra hermandad?, ¿hasta cuándo seremos capaces de brindar ayuda a quienes nos la piden?, ¿hasta cuándo dejaremos de buscar para comenzar a dar?....¿cuándo y hasta cuándo el hombre merecerá llamarse hombre por sus actos y no por su ambición?.

“Cuando” y “hasta cuando” es ahora mismo, es tiempo de abrir los ojos, es tiempo de escuchar y sentir, es tiempo de ayudar al prójimo, es tiempo de actuar, de seguir, de perseguir, de vivir como hermanos, como una sola comunidad, sin fronteras y sin clases, sin paradigmas y disfraces, es tiempo ya de hermandad.

No es necesario probar la oscuridad para agradecer que percibimos la luz, sólo es necesario un cambio de mentalidad para empezar a transformar nuestro mundo en un mundo mejor; debemos de evolucionar para dejar atrás a la raza humana ambiciosa y llena de paradigmas, individualista e inhumana, para transformarnos en humanos que sean capaces de dar una sonrisa y una mano amiga a nuestros semejantes, con la virtud de la humildad, solidaridad y sobre todo que puedan sentir y compartir el dolor de nuestros hermanos para dar juntos una solución.

Consideramos que la siguiente canción expresa perfectamente el mensaje que les queremos compartir; esperamos sea de su agrado y sobre todo que los haga reflexionar un poco de cómo actuamos y por qué actuamos de esa manera:

BLOWING IN THE WIND - BOB DYLAN

How many roads must a man walk down, before they call him a man?
How many seas must a white dove sail, before she sleeps in the sand?

How many times must the cannonballs fly, before they are forever banned?
The answer, my friend, is blowing in the wind
The answer is blowing in the wind
How many years must a mountain exist, before it is washed to the sea?
How many years can some people exist, before they’re allowed to be free?
How many times can a man turn his head, and pretend that he just doesn’t see?
The answer, my friend, is blowing in the wind
The answer is blowing in the wind
How many times must a man look up, before he can see the sky?
How many years must one man have, before he can hear people cry?
How many deaths will it take till he knows, that too many people have died?
The answer, my friend, is blowing in the wind
The answer is blowing in the wind

3 comentarios:

may dijo...

Creo que esta canción y este mensaje nos hacen reflexionar acerca del camino que llevamos.
Tal parece que solo nos preocupamos por nosotros mismos y no nos damos cuenta de todos los que están a nuestro alrededor, y es muy triste que siendo parte de un mismo todo nos aislemos como si nada más importaRA.
Esta canción me parecio muy apegada a nuestra realidad lo curioso es que esta canción es de los años 70s y curiosamente estamos en el 2007 y las cosas siguenh siendo las mismas.

Anónimo dijo...

Gracias por expresar lo que está pasando con la sociedad actual, gracias por compartir su punto de vista y brindar una solución que está en nuestros corazones y que no nos cuesta nada hacer...abrir los ojos, escuchar y sentir, es tiempo de actuar. Realmente creo que la solución es esa y que de nosotros depende que las preguntas: ¿cuándo? y ¿Hasta cuándo? se contesten ahora y no después.

También creo que la responsabilidad de que las generaciones futuras tengan un mejor corazón, y actúen de una manera más rápida que ahora es de nosotros, nuestro papel es trascender de la mejor manera que se puede, de la mejor manera que se puede vivir.. siendo realmente seres humanos comprometidos con la vida y con los seres vivos que habitan en nuetro planeta.

Respecto a la canción, tienen mucha razón transmite el significado de las pregunats que muchas veces hacemos al mundo, a la sociedad y a nosotros mismos, sólo espero poder actuar antes de que sea demasiado tarde, sólo espero poder escuchar antes que la gente se quede muda, sólo espero poder abrir los ojos antes que me queda ciega...

Gracias por hacerme reflexionar y ponerme a pensar en cómo actuar para hacer valer mi vida.

Bárbara García M. Q.

Anónimo dijo...

Hola Bárbara

Agradezco que nos hagas saber que de verdad te sirvió la canción para reflexionar, yo espero que muy pronto los seres humanos seamos capaces de darnos cuenta de que vivimos en un planeta compartido, que no somos las unicas vidas que lo habitan y que de esta forma estemos dispuestos a cooperar por el bien común y sobre todo por ayudar a las personas que nos necesitan y que nos estan pidiendo a gritos una mano amiga que les de consuelo y apoyo.

ATTE: Betsy Arzate Zamora.