23 de abril de 2007

La voz del Infierno Verde


Por María José López Ríos y Walter Inocente Vázquez Salvador (alumnos del curso de Formación Humana y Compromiso Social)

Durante mucho tiempo, a Tabasco se le ha denominado el Edén de México; esto se debe principalmente a las exuberantes bellezas naturales que en nuestro Estado existen. Les escribimos desde esta hermosa tierra para comentar algo que está pasando y que no podemos quedarnos callados.


Desde el momento que PEMEX llegó a Tabasco, el “progreso” se ha manifestado en todo su esplendor; Tabasco pasó de ser a un estado productor primario a uno terciario. Cabe destacar que la industria no llegó, sino los servicios; el nivel de vida se ha encarecido a tal grado que en las nóminas de algunos trabajadores públicos aparece un concepto llamado “compensación por vida cara”, con todas las implicaciones que esto conlleva y que no trataremos en este artículo.
Lo que sí trataremos aquí es el cómo PEMEX ha logrado hacer del Infierno Verde, un gran pantano negro.

En primer lugar, PEMEX, en su intensiva búsqueda de petróleo ha afectado a distintas comunidades, ya sea con derrames petroleros, explosiones, fugas de gas, contaminación del suelo y del agua.

Un caso clásico es el que se da cuando los derrames petroleros dañan las cosechas de los campesinos; aquí se crea “la industria de la reclamación”, que se trata de esto: PEMEX paga a los agricultores por la cosecha perdida; el departamento llamado “Atención a la comunidad”, recibe las quejas de estas personas e investiga los casos particulares. Una vez aceptado el reclamo, realiza los pagos de los daños causados a los agricultores. Esto se vuelve un ciclo cuando esos mismos agricultores vuelven a reclamar por las cosechas que en ese mismo campo se pierden. De esta forma vemos cómo también la comunidad tiene mucho que ver en los desastres ecológicos que en Tabasco están sucediendo, al ver principalmente por sus intereses y no tanto por la ecología.

El “robo” de gasolina y de gas es también muy común, se ha llegado a calcular un robo semanal tanto en gasoductos como en gasolinoductos. Esto sucede porque es difícil que PEMEX revise tantos kilómetros de tubería; cuenta con algunas casetas de vigilancia, sin embargo, éstas no son suficientes para evitar el robo del crudo.

Continuando con este hecho, tampoco le es a PEMEX posible dar mantenimiento efectivo a todos esos kilómetros de gasoductos, gasolinoductos y oleoductos que en muchos casos tienen más de 20 años; como consecuencia, los derrames petroleros están a la orden del día, aunque muchos de esos derrames no son registrados y podrán pasar meses antes de que alguien los atienda.

Se han registrado también grandes explosiones, por ejemplo la ocurrida el 22 de enero del presente año en la comunidad de Plátano y Cacao, donde se fueron quemadas 20 casas; afortunadamente, las viviendas habían sido desalojadas por sus habitantes pues se habían dado cuenta de que había una fuga de gas, por eso no se registraron en este accidente pérdidas humanas; sin embargo, la misma suerte no corrieron los habitantes de la misma comunidad hace 10 años, donde una explosión similar mató a 7 personas y lesionó a otras 5 con graves quemaduras.

Los “mechones” de PEMEX son altos tubos que parten desde el suelo y que queman grandes cantidades de gas; son usados como medida de seguridad para evitar explosiones; sin embargo, el humo negro que también expiden (día y noche) se puede ver desde muy lejos; esto provoca una gran contaminación ambiental; contaminación que puede ser evitada con el uso de nuevas tecnologías, donde ya no es necesario quemar gas, y que al contrario lo aprovecha para abastecer las demandas de combustibles tanto en los hogares como en las industrias a lo largo de todo México.

Pensamos que en este ámbito hay mucho por hacer, porque tanto la comunidad como PEMEX son responsables de los daños ecológicos causados en Tabasco. No dejemos que la voz del Infierno verde deje de ser escuchada; hagamos un llamado a todos los integrantes de nuestra comunidad para que se enteren de que los desastres petroleros no son sólo cuestión de barcos o buques grandes en países muy alejados; está pasando y en México; animémonos a denunciarlo.

2 comentarios:

mauricio garduño dijo...

industria petrolera en tabasco
no es de sorprendernos la falta de compromiso e irresponsabilidad con que trabajan empresas como lo son PEMEX, ya que explotan la tierra, hacen uso de terrenos, afectan a la comunida, etc.
todo esto por la falta de control con la que laboran.
empresas como PEMEX deben poner mas atencion en la forma en la cual laboran, para tratar de no afectar al ambienteni a la comunidad.


mauricio garduño

Lucio dijo...

Que las administraciones pública redoblen sus esfuerzos por emplear recursos para cuidar el entorno de la voz del eterno verde.