20 de octubre de 2006

Noche de paz

Por David Alberto Becerra Leguízamo y Rogelio Jesús Quijada León (alumnos de Formación Humana y Compromiso Social)

La película nos narra los hechos ocurridos en un frente de guerra durante la primera Guerra Mundial. Los países que se encontraban en este frente eran: Francia, Suecia y Alemania en donde a pesar de que Francia y Suecia no eran aliados compartían la causa común de expulsar a los alemanes de su territorio. Otro hecho que nos narra la película tiene que ver con el amor, pues nos muestra como es que se vive un romance entre dos cantantes afectados directamente por el conflicto bélico.

La guerra tenía lugar en los días en que se acercaba la Noche Buena por lo que los altos mandatarios les permitieron celebrar en su trinchera enviándoles vino, árboles de navidad, etc. Obviamente los mandatarios también celebraban, en particular los alemanes dieron el permiso a los dos artistas de cantarles un poco de ópera. Al terminar de cantar a sus mandatarios, el tenor le comunica a su pareja que tiene que regresar a las trincheras pues él había sido reclutado. Debido al amor que se tenían, la señorita Sorensen (pareja del tenor) decide ir con él a las trincheras a cantarle a sus compañeros. Una vez que el tenor se encontraba cantando en la trinchera de sus compañeros alemanes, se escuchó un sonido de gaita proveniente de la trinchera de los suecos, los cuales acompañaban al tenor en su canción. El tenor siguió cantando fuera de su trinchera ocasionando que su comandante saliera por él pues podía ser alcanzado por una bala en cualquier instante pero de pronto el comandante sueco le propone una tregua por la Noche de Paz, a la cual se suma el comandante francés. Los soldados convivieron esa vez entre sí, los comandantes por igual, además de que un sacerdote que se encontraba entre los soldados, celebró una misa acompañado por la voz de la señorita Sorensen en los cantos religiosos. Una vez terminada la tregua se dispusieron a ocupar de nuevo sus trincheras para continuar al siguiente día mientras que las miradas desconcertadas se cruzaban entre si.

Al siguiente día por la mañana se escuchaban ruidos extraños cerca de la trinchera sueca, los cuales provenían de un joven que pretendía sepultar a su hermano muerto en combate lo cual ocasionó una nueva tregua negociada por los comandantes para llevar a cabo la sepultura de todos los cadáveres. Sin embargo, esta tregua continuó en los siguientes días hasta que los altos mandatarios se enteraron de la misma por medio de la intercepción de cartas que los soldados habían compartido entre sí, lo que ocasionó sin duda un disgusto total en los comandantes.

Todos lo mandatarios decidieron suplir o colocar en otro frente a su pelotón para continuar con la guerra. Los cantantes prefirieron hacerse presos de los españoles a vivir en libertad pero separados, si es que lograban vivir.

Esta película nos hizo recapacitar en lo absurdo que resultan las guerra que tan sólo basta la comunicación para terminar con ella aunque a veces resultara complicado ya que nos encontramos gente como los altos mandatarios que no se fijaron el mensaje que la Noche Buena dejó en los soldados simplemente decidieron seguir en conflicto. También nos hizo recapacitar en el hecho de que no se necesita ser un súper héroe o alguien muy poderoso para hacer una diferencia pues al tenor tan solo le bastó una canción para cambiar el curso de la historia.

Les recomendamos mucho esta película, no sólo por lo que mencionamos anteriormente sino porque te das cuenta de la manera en que una guerra puede manipular de forma absurda la educación que se imparte en un país, la forma de pensar acerca de los semejantes e incluso deteriorar el mensaje de la Iglesia.

En cuanto a la situación actual que nos rodea reflexionamos sobre el hecho de que aun hoy con el desarrollo que decimos tener, el motivo de los conflictos aun sigue siendo absurdo y tristemente nos está ganando esa actitud.

4 comentarios:

May dijo...

Hola de nuevo a todos!!!

La verdad es que tampco he tendio la oportunidad de ve esta película, pero me imagino la crudeza de su relato. Y si como mencionan David y Rogelio, es muy triste el darnos cuenta que a pesar de toda la modernidad en la que decimos estar envueltos, seguinos actuando como cavernícolas. Tal parece que se nos olvido que sabemos hablar y que por algo y para algo "se nos dieron boca y oidos".

Es tan triste ver que a pesar de los años y del daño no aprendemos, presumimos de ser los únicos seres racionales sobre la tierra, pero hasta lo animales aprenden de sus errores, entonces ¿por qué nosotros no?, ¿qué hace falta para que los seres humanos nos comportemos como lo qué somos?

Anónimo dijo...

¡¡¡Hola Chicos!!!

Existen muchas películas como las que ustedes comentan, en las que se reflejan los comportamientos tan coercitivos que tienen los humanos.

Es importante destacar, que en muchas ocasiones no aprendemos de nuestros actos errados, o somos ciegos ante los anuncios que se nos presentan alrededor, lo que provoca que actuemos por impulso y sin conocer las consecuencias de nuestros actos.

Es lamentable ver, como las guerras y las muertes aumentan al pasar de los años, lo más increible es que con tantos avances tecnológicos y con los cambios de mentalidad a través de los años seguimos comportandonos como en tiempos antiguos, en los que la emntalidad se cerraban a matar por lograr los objetivos.

Debemos analizar y reflexionar, pero es más importante aún aprender de nuestros actos y guiarnos de vez en cuando por el corazón y no por la razón.

BETSY ARZATE ZAMORA. 1104414.

Anónimo dijo...

Hola!!!

Estoy totalmente de acuerdo con ustedes, la manera en la que se comporta el ser humano en estos tiempos es de cuestionarse, porque no es posible que con tantas guerras o tantos errores, no aprendamos.

Respecto a la película, no he tenido oportunidad de verla, pero el relato me pareció muy interesante, qué acto tan más impactante pero a la vez que nos brinda una enseñanza. El corazón del ser humano es mucho más grande que cualquier conflicto, es mucho más sensible que las ordenes que los altos mandatarios o la gente de "poder" pueda ser.

Ojalá que los seres humanos seamos capaces de escuchar a nuestro corazón en cualquier situación. Tal vez en ese momento los conflictos se olviden y la paz reine en este mundo...

Bárbara G. M. Q.

ENRIQUE ZARAGOZA TORRES dijo...

creo que las guerras si son un mal que nos afecta y denigra como sociedad pero solo es una consecuencia de la falta de educación de calidad que se apegue a principios éticos, a parte de que confirma la teoria de la sobrepoblación que ocasiona esto mismo destrucción al medio ambiente y al ser humano.
tendremos que luchar para cambiar esta situación y no acabar asi dentro de muy poco.
siempre existen momentos en los que el ser humano reflexiona y recuerda que los pequeños momentos de felicidad son los que hacen que la vida tenga este valor tan grande.