9 de octubre de 2006

¿Seremos Escuchados?

Por Bárbara García y José Luís Solís (alumnos del curso Formación Humana y Compromiso Social)

Queremos compartir una canción que nos pareció una buena manera de expresar el cambio de actitud hacia la vida que creemos se necesita para ser mejores seres humanos y poder ser escuchados.

Seremos Escuchados
Mexicanto

Con un poco de suerte, probablemente vuelva
Tranquila la mañana y con ella la esperanza
De que retome vuelo la paz que agonizando pide esquina
y se inclina al oído de un pequeño
suplicando que le dé algunos consejos a los viejos,
para ver si ocupan la sabiduría.

Después de una breve pero alentadora charla,
la paloma blanca siente nueva fuerza y se levanta
para seguir luchando por conservar su sitio en la historia,
pues la gloria surgirá de entre las manos
de los hombres que conserven la inocencia como esencia
y no hay duda de que así valdrá la pena.

Vaya escena la que ocupa su lugar bajo la sombra
Vaya sombra que devora la verdad diaria del hombre
Vaya hombre el que se olvida de los niños y en su alma
no hay un sitio donde aflore la ocasión de amar la vida
Vaya vida que le espera al que no despierte a tiempo
Vaya tiempo el que nos queda para demostrar
que el vuelo de la paz es necesario
como necesario y cuerdo es que hablemos con los niños
y escuchemos sus consejos.

Y mientras el mundo pierde en manos de quien busca ser dueño,
Qué pasa, qué indiferente, pero seremos escuchados a tiempo.

Vaya escena la que ocupa…
Vaya vida que le espera…
Y mientras el mundo pierde…

Con un poco de suerte probablemente vuelva
Tranquila la mañana y con ella la esperanza.

A veces como anhelo, a veces como sueño y a veces como ruego, pedimos que la mañana siguiente sea tranquila, sin guerras ni odios, sólo con paz y hermandad, pero la verdad es que cada día nuestros ruegos y sueños se hacen más pequeños, la voz de las súplicas se va apagando, se va extinguiendo.

Tal vez se extingue porque el ruido del poder, del egoísmo, de la envidia, de la indiferencia es tan fuerte que no deja que nos escuchemos.

La canción refleja un sentir muy profundo de hacernos ver qué podemos mejorar en nuestra actitud y en nuestra manera de ver la vida, somos humanos y somos capaces de abrir nuestro corazón y escuchar, pero el reto, el verdadero reto está en hablar…

Vaya vida que nos espera si no despertamos, vaya mundo que nos espera si no escuchamos, el tiempo se agota y la solución está en escucharnos los unos a los otros, en no perder la inocencia que caracteriza la vida feliz de los niños, los sueños increíbles y las soluciones tan simples, no podemos olvidarnos de la alegría que es soñar y la esperanza que refleja un niño, no podemos dejar para otro día el vuelo de la paz, porque cada día que pasa es una oportunidad para cambiar.

En los últimos años los deseos de tener más, que de ser de las personas, han estado acabando con nuestro mundo, no solo en cuestiones ecológicas, sino en cuestiones sociales, ya que se ha abierto una brecha entre las personas gracias a las llamadas clases sociales, provocando una ruptura de la humanidad, creando problemas como la guerra, la pobreza, la falta de compromiso con la vida, la falta de esencia, la falta de sentido por vivir.

Es triste ver plasmada gran parte de la historia en una canción, pero es más triste que aunque esta melodía tenga años, las cosas sigan siendo iguales.

"Con un poco de suerte probablementevuelva Tranquila la mañana y con ella la esperanza"
Pero no todo está perdido, tenemos fe en que se puede cambiar el rumbo del mundo, tenemos fe que cada corazón es una voz y que si la hacemos hablar, desde lo más profundo de nuestro ser, seremos escuchados. Nuestras acciones serán el resultado de nuestras voces y un día nos daremos cuenta de que el mundo es un mejor lugar y podremos ver el pasado sin tener que arrepentirnos por no haber hecho nada por salvar lo que tenemos.

Seremos escuchados en medida que transmitamos nuestros deseos de salvar a la humanidad a los niños, a las futuras generaciones que se encontrarán con los dilemas de nuestra vida y con los problemas que no lleguemos a solucionar. Es tiempo de comprometernos con la vida y con la oportunidad de tener la satisfacción de haber hecho lo suficiente, lo máximo por hacer la diferencia.

La pregunta es: ¿En verdad seremos escuchados?, la respuesta está en cada uno de nosotros que día a día enfrentamos situaciones en las que podemos elegir entre hablar, escuchar, actuar, y en el actuar está el dar, el dar lo mejor de nosotros para que así valga la pena vivir, o la otra opción es simplemente ignorar…

3 comentarios:

May dijo...

La verdad es que no conocía la canción, pero me pareció una excelente forma para hacernos reflexionar.

Es triste que a pesar de que esa canciónm se escribió hace mucho, sigamos en las mismas, y creo que sería aún más tirste que volviera a pasar lo mismo, desgraciadamente esta vez sería peor.

Y lo impresionante, es que a pesar de todas las advertencias que se nos hacen día a día. creemos que tenemos todo el tiempo del mundo y no nos damos cuenta de que quizá no exista mñana y que los problemas no son para las futuras generaciones si no para nosotros.

No hay tiempo que perder, necesitamos actuar ahora si de verdad queremos cambiar las cosas y que no sea demasiado tarde.

Atte: MAY

Anónimo dijo...

Hola!!!!

Tienen razón cuando dicen que de cada uno de nosotros depende el ser escuchado, hablar o ignorar. Yo tampoco había escuchado la canción y siendo sincera me gustó mucho.

Al igual que la canción que mis compañeros y yo aportamos, ésta canción es de muchos años atrás, es triste darse cuenta de que las cosas siguen igual y que por el contrario todo ha ido empeorando con el paso de los años, porque nosotros así lo hemos decidido, ya que no hacemos nada por cambiar y mejorar.

Si bien es cierto que dejamos pasar el tiempo en nuestras manos y no lo aprovechamos, también es cierto que muchas personas han querido cambiar infinidad de cosas, pero los mismos hombres nos hemos encargado de reprimirlas.

Todo porque no somos lo suficientemente concientes para asumir que estamos actuando mal y no queremos hacernos cargo de los problemas que nuestra misma comunidad ha ido creando al pasar de los años.

Debemos hacer conciencia de nuestros actos y afrontar las consecuencias, si es que pretendemos una vida digna y sin peligros para nosotros y para las proximas generaciones.

Atte: Betsy Arzate Zamora. 1104414

ENRIQUE ZARAGOZA TORRES dijo...

¿seremos escuchados?


siempre seremos escuchados aunque solo sea por nuestra conciencia ya que los buenos actos causan un eco que repercute en nuestro ser como resultado de un esfuerzo interior.

como dicen en su comentario tal vez las buenas acciones sean apagadas por todo lo malo que ocasionamos en el mundo, pero por eso no debemos de flaquear la lucha y mejor contagiar a los demás de un espiritu positivo que nos lleve a las mejores acciones para todos.

yo tengo la esperanza de ser escuchado y aunque no fuera escuchado me quedo con la satisfacción de mis actos.